5.9. Aromas de Galicia en el camino

Galicia es diferente. Galicia es especial. Los pueblos de Galicia, sus gentes y su paisaje son especiales. De esa parte del camino recuerdo lo más típico, aquello que uno identifica enseguida con la cultura gallega: los hórreos; las casas, las calles y las calzadas de piedra; algunas lugareñas, vestidas totalmente de negro con un pañuelo en la cabeza; los perros grandes, presentes en todos los pueblos; las voces y las conversaciones con esa música tan dulce que tienen los gallegos al hablar. Pero, siendo como es especial todo lo que acabo de comentar, lo que quiero destacar es otra cosa.

Algo que me llamó poderosamente la atención, en prácticamente todos los pueblos de la Galicia rural por los que pasé, fue el olor. Es un olor difícil de explicar. No es desagradable en exceso; es soportable y podría decir que deja, incluso, un punto agradable o al menos familiar, cuando lo más fuerte del aroma ya se está apagando. El núcleo del olor es duro, casi agresivo, concentrado y profundo y, para alguien ajeno, ha de ser difícil de soportar en su mismo centro, allí donde es más potente; donde se convierte en una esencia pura. Es un olor muy intenso a fermentos que recuerda a las manzanas podridas y al estiércol fresco mezclado con la paja limpia. Es una mezcla densa y punzante que se expande por el aire con notas verdosas y amarillentas.

La primera vez que lo olí fue al acercarme a un pueblo del interior, del que no consigné el nombre. Recuerdo que busqué la fuente que lo producía porque me traía recuerdos de mi infancia. El olor me impresionó tanto que me hizo retroceder a recuerdos muy antiguos que, aunque ni siquiera sabía que tenía, pude reconocer rápidamente. Mis 5, 6 ó 7 años en un pueblo de La Rioja, Medrano, donde vivían mis tíos y mis primas y una hacienda, a la que me llevaban de vez en cuando, en la que había vacas y otros animales. El olor me llevó hasta aquella hacienda y hacia mi niñez.  El olor me llevó al recuerdo de aquel momento tan lejano y tan perdido.

Tengo ese olor tan profundamente grabado en mi que lo reconocí de inmediato y recuerdo haberme parado y aspirarlo profundamente intentando conectarlo con mis recuerdos. Pronto identifiqué que el olor provenía de los corrales donde estaban las vacas o, al menos, eso me pareció. Los lugareños seguramente ya estaban acostumbrados y no debían olerlo, pero impregnaba todo el ambiente de los pueblos y se hacía especialmente fuerte e intenso cuando pasaba caminando junto a las naves o los edificios donde guardaban las vacas.

En la Galicia rural el olor formaba parte del paisaje y para mi resultó ser un paisaje familiar a pesar de no ser gallego. En mi camino atravesé toda Galicia y los aromas a fermentos junto a los de los eucaliptos, que pueblan buena parte del territorio, no me abandonaron ni antes ni después de Santiago.

Los peregrinos me contaron que los eucaliptos no eran originarios de Galicia sino que fueron traídos por los indianos; gallegos que retornaron ricos a su patria después de pasar muchos años en países de Latinoamérica o en la zona de las islas Filipinas. Lo que me explicaron fue que el eucalipto es una especie muy fuerte que va ocupando el terreno y matando el resto de la vegetación. Me dijeron que con los años todos los bosques de Galicia serían de eucaliptos. No se si será verdad o no pero lo cierto es que pude ver –o así lo interpreté- bosques en los que la línea de demarcación entre los eucaliptos y los árboles nativos estaba claramente definida. Pude pasar por bosques en los que los eucaliptos eran mayoritarios y minoritarios los árboles locales y también al contrario. Sabiendo lo que sabía pensé que me hallaba en zona de guerra; una guerra entre especies arbóreas.

El aroma de los bosques de eucaliptos es también profundo, largo y muy intenso. La mezcla de ambos aromas -fermento y eucalipto-, para mi los más destacables de la zona por la que atravesé Galicia, son desde entonces reflejo y recuerdo de esta tierra y de los días que pasé cruzándola rumbo hacia el fin de la tierra y del mundo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s